jueves, 24 de abril de 2014

“Un tren rompiendo la noche y un cadáver al costado.”

Nota: Este relato surgió como ejercicio del taller, la consigna era crear un relato a partir del la escena: “Un tren rompiendo la noche y un cadáver al costado.”
---------------------------------------

Un tren antiguo me lleva hacia el pueblo de mis abuelos. Ya llevo cuatro horas de viaje. La vista por la ventanilla es bastante monótona. Sólo llanura, vacas y algún que otro paisano a caballo o a pie pasando a lo lejos. Igualmente ya casi no se percibe nada porque está anocheciendo. Viajo sola. Creo que si hubiera compartido este viaje con mi hermana la charla haría pasar el tiempo más rápido pero me perdería los detalles del recorrido. Así me gusta más, veo detalles, la cabeza trabaja al mismo ritmo que el avance del tren. Luego creo que me quedo dormida. Una luz y ruido intenso de otro tren rompiendo la noche me despierta exaltada. Por un momento pierdo noción de dónde estoy, giro la cabeza de un lado a otro analizando el espacio. Hasta que veo una estación por la ventana. Me tranquilizo. Recuerdo que estoy en viaje. Estoy a una estación de llegar a destino. Ya más calma, suspiro mientras dejo caer mi cuerpo hacia atrás acomodándome en el duro asiento de la cabina. Escucho acercarse un murmullo en el pasillo que va incrementando gradualmente el volumen a medida que se aproximan personas a mi cabina. No entiendo sobre que hablan pero parecen estar exaltados. Me acerco a la puerta prestando más atención. Abro los ojos sorprendida al lograr escuchar algo claramente. Al parecer a una mujer le pareció ver a una persona tirada al costado de la vía a la altura de la estación anterior.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario